Morena

Discurso del ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo, en el Encuentro Internacional por las Causas de los Pueblos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ciudad de México a 30 de noviembre del 2021

Fernando Lugo (FL): Muchas gracias, muchísimas gracias Mario; estimados colegas y expresidentes.

Estaba pensando qué más se puede decir después de Dilma, después de Correa, después de Samper, ¿no?.

Creo que es mi tercer o cuarto viaje a México; mi primer viaje ha sido allá por el 2001 y casi no llegué a México, vine como obispo a encontrarme con Tatik Samuel en San Cristóbal de las Casas, y el recuerdo que tengo de aquella visita es que era un país sitiado, porque desde Tuxtla Gutiérrez hasta San Cristóbal pasamos por 13 controles militares. Pensaba que la dictadura militar había terminado en la década del 70.

El segundo viaje lo hice como presidente, allá por el 2010, con las visitas protocolarias de firmas de acuerdos, pero sí estar en contacto con el sentir de la gente y como (inaudible) agradezco esta invitación, realmente, porque vengo como parlamentario y como miembro del Grupo de Puebla; decía yo esta mañana que cuando todo nos parecía imposible, allá lejos, surgió una luz.

Recuerdo que allá en el parlamento paraguayo un colega mío me decía, allá por fines del 2017, inicio del 2018, ¿le estás siguiendo a AMLO? – y la primera vez que yo escuchaba en las redes, en sus discursos – y él me decía “este va a llegar a ser presidente” -, y cuando llegó a ser – hace tres años y medio – llegó a presidente electo, yo creo que él viene para cambiar las cosas.

De esas democracias que mantenía el status quo, esas democracias burguesas, viene una democracia popular que nos hace bien a todos.

Y ahí en el sur pedíamos algo – creo que alguien dijo – que AMLO mire más hacia el sur que hacia el norte, y realmente lo hizo, porque recuerdo cuando lo sacaron a Evo Morales, estábamos las dos, las tres de la mañana en el aeropuerto de Asunción y no le permitían pasar por Perú; con el embajador de México, el jefe de la aviación y yo, estábamos tres personas ahí, y realmente yo dije “ el presidente López Obrador ha mirado hacia el sur y ha acogido y salvado a uno de los líderes (inaudible) de la democracia latinoamericana, el compañero Evo Morales.

Cuando yo hice mi campaña, recién dejado el episcopado, andando por las campiñas paraguayas, sin tener un discurso, hicimos más de 600 reuniones y yo solamente escuchaba y anotaba. Salió fuertemente una idea eje, Paraguay tiene que recuperar su soberanía hidroeléctrica con el Brasil. Como saben, tenemos la hidroeléctrica más grande del mundo con el Brasil, y antes de un año hemos firmado con Lula en Asunción, con Amorín, un acuerdo en donde la soberanía hidroeléctrica de Paraguay se recuperaba en parte con un subsidio que nos daba 120 millones al año y nos daba después triplicando 360 millones al año. Ese es uno de los temas que en Paraguay nadie olvida.

Y hoy felicito, me congratulo con el presidente López Obrador por tener esta propuesta de la soberanía eléctrica en México, ¿por qué? – porque creo que es un bien estratégico, es un bien estratégico como el agua – como hizo Evo Morales -, como los recursos naturales que no se puede dejar en manos de empresarios inescrupulosos, que después hagan lo que quieran con los recursos que es de todas y de todos los mexicanos y las mexicanas.

Creo que es un acierto y, seguramente, que habrá sus detractores; los empresarios que querían sentirse dueños de la hidroeléctrica y mantener el subsidio, bajar el precio, solamente están pensando otra cosa.

La Cuarta Transformación ya es un indicador; López Obrador no vino a mantener el status quo y se nota en estos tres años los cambios significativos que está dando. Uno cuando es presidente (inaudible), no siempre hace lo que uno quiere. Yo quise hacer muchas cosas, está el Parlamento, está la gente, los grupos de presión, los comerciantes, inversionistas, los organismos internacionales, que demandan recetas, condicionando, pero creo que estos tres años, creo, desde lejos, hay más cosas que celebrar que aspectos que lamentar.

Por eso mis congratulaciones a Morena… recién me preguntaban ¿y Morena qué? – Morena ya dio el primer paso; conquistó el poder. Morena no se puede pegar el lujo de hacer un mal gobierno, es hacer bien o hacer bien, y creo que lo está haciendo, creo que lo está haciendo.

En tercer lugar, esta mirada hacia el sur – ya decía Dilma – que mire a Brasil. ¿Ustedes se imaginan el año próximo que AMLO esté con Lula, con Alberto y otros compañeros, ahí de la región? ¡Es el sueño de la patria grande!, el sueño de la patria grande que no vamos a renunciar a cumplir esos sueños; es muy lindo tener los sueños, pero es más lindo cumplirlos.

Finalmente, estimado presidente, gracias por este evento, aparentemente insignificante, aparentemente, pero de profunda, de profunda, de profundo sentimiento internacional. Cinco expresidentes aquí y otros más ahí, a venir a agradecer por los dos años de Puebla, los tres años de este gobierno de Morena con AMLO en la cabeza y, sobretodo, congratularnos y esperar que al pueblo Mexicano, a todos sin excepción, les esperen mejores días en ese vivir mejor.

Felicidades y muchas gracias.

Camila Armenta

Camila Armenta

Morena

En Morena la hoja de ruta la marca el pueblo. El más grande interés es la transformación y la renovación de la vida pública, y día a día vamos por ese camino.

Artículos Recientes

Síguenos